Oración para santificar el día

Lo compartimos?

Al despertar es muy importante hacer una oración para santificar el día. De esta manera das gracias a Dios por haber abierto los ojos una vez más, le encomiendas que dirija tus pasos durante todo el día y te aleje de todas aquellas personas que buscan dañarte.

Para poder iniciar un día bendecido y santo necesitas dejar todo en manos de Dios pues solo Él es quien tiene el control de todas las cosas. Si no sabes como hacer esta plegaria, a continuación te mostramos una que puede servirte de guía

Oración para santificar el día

Oración para tener un día bendecido

Dios mío infinita gracias te doy por permitirme ver hoy un nuevo día,
Te pido señor bendigas este hermoso día
Hagas que nuestra fe se fortalezca, llena mi corazón de ti
Te amo con todas mis fuerzas, no me desampares
Escucha mis ruegos, mi voz, dale fortaleza a mi voluntad
purifica mi corazón y santifica mi alma.

Señor ampárame, favoréceme, cuídame, guíame
No me dejes caer en tentación, líbrame de las personas
que me quieran hacer daño,
Aleja el peligro y la maldad,
Elimina de mi mente pensamientos negativos, dale fortaleza a mi alma
y fuerza a mi espíritu
Haz de mí un ser generoso, humilde, justo, equitativo y honesto.

Dios mío creo en ti eres mi defensor,
Ilumina mi entendimiento, fortalece mi voluntad
Clarifica mi corazón y santifica mi alma.
Señor lleno de ti estoy, siento tu gran misericordia
Gracias te doy por todo lo que me has dado
Guíame siempre por el buen camino.

Dios mío, Soy tu siervo, tu humilde servidor
Te pido en este día protege a mi familia
Cuídanos y líbranos de todo mal,
Te agradezco señor, por todas las oportunidades que me has dado
Gracias por tu infinito amor y tu bendición

En este hermoso día te alabamos  e imploramos mi Dios
Para que intercedas por todos los hombres,
Perdona sus pecados de pensamiento, palabra y obra
Que se arrepientan y hagan examen de constricción
Para la salvación de sus almas y estén cerca de ti
Dios mío, creo en ti, fortalece mi fe, dame paz espiritual señor.

Amén.

¿ Por qué es importante santificar el día ?

Todo lo que nos sucede en el día depende de nuestra fe, si tenemos FE en que Dios al santificar nuestro día puede hacer que nuestro caminar sea más tranquilo, así sucederá. Vamos a ver la siguiente oración que aparece en Mateo 6:9-15:

Ustedes deben orar así:
Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan cotidiano. Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores. Y no nos dejes caer en tentación, sino líbranos del maligno”.

Porque, si perdonan a otros sus ofensas, también los perdonará a ustedes su Padre celestial. Pero, si no perdonan a otros sus ofensas, tampoco su Padre les perdonará a ustedes las suyas.

Cuando vemos a Yahshua (Jesucristo) orando al Padre amado, les enseña a sus discípulos varios códigos espirituales importante, el primero es santificar el nombre del Eterno Creador, luego cuando le dices que venga tu reino, le estás diciendo a El que Su reino este dentro de ti y luego les enseña que la se debe hacer es la voluntad del Padre y no la de nosotros.

Si nos damos cuenta, la oración continua diciéndole al Padre que le dé el pan diario que sabe que necesitamos y posteriormente le pide al Padre que perdones nuestros pecados.

Este acto nos limpia y purifica delante de su presencia; algo importante de esta oración es que El le dice a Dios que lo libre del maligno, aquí podemos ver la importancia de santificar el día a través de una oración para que el maligno que anda como león rugiente esperando a quien devorar no nos toque.

El Eterno Creador de los cielos y de la tierra nos recomienda en el cierre de la oración que perdonemos las ofensas de nuestro prójimo porque sino El no nos perdonara a nosotros, si queremos tener un día santificado debemos aprender a perdonar para que nuestro Padre nos perdone y nos cuide.

¿ Cual es la mejor hora para hacer esta oración ?

La Palabra de Dios nos deja varios ejemplos para orar a ciertas horas y nuestro mesías escogió una hora en particular y fue de madrugada, aunque sabemos que El estaba en oración todo el tiempo. “De madrugada, cuando todavía estaba muy oscuro, Jesús se levantó, salió y se fue a un lugar solitario. Allí se puso a orar.” (Marco 1, 35).

La palabra también nos enseña a orar en todo momento y es verdad porque a medida que se nos presenten situaciones siempre vamos a querer que Dios nos ayude y El nos ayuda más cuando oramos

Vea también:

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.